Las Artes Marciales Chinas en Perspectiva Histórica

La supuesta «historia» de las artes marciales chinas es más mito y tradición oral (propagados por películas de acción como Shàolínsì – 少林寺 – y personas que quieren validar su práctica actual rastreando un supuesto linaje ininterrumpido que se remonta a 1.500 años atrás).
A continuación se reproduce un artículo escrito por el historiador militar Stanley Henning en 1981.
El artículo fue publicado antes de que la República Popular China decidiera restaurar (tras el éxito internacional de la película Shàolínsì – 少林寺) el ruinoso, y casi abandonado, Templo Shaolin y poblarlo con atletas modernos de wushu y cualquier maestro de artes marciales tradicionales que pudieran encontrar todavía practicando en la región.
Ten en cuenta que he optado por enfatizar algunas frases.
Todo el texto siguiente es del articulo original en inglés (traducido al español por mi, Declan Chellar).

Autor: Stanley E. Henning
Fuente: Military Affairs, Vol. 45, No. 4 (Dec., 1981), pp. 173-179
Publicado por: Society for Military History
URL estable: http://www.jstor.org/stable/1987462

Las artes marciales chinas, o wushu, como se las llama hoy en día en China, son un aspecto fascinante, aunque poco comprendido y poco investigado, de la historia china. Ahora comprenden el boxeo chino y diversas técnicas de armas practicadas en China principalmente como una forma de ejercicio y deporte, y con demasiada frecuencia se les asocia erróneamente fuera de China con monjes místicos y marciales en sus monasterios de montaña, y se les llama con el término no demasiado descriptivo «Kung Fu». Este malentendido ha surgido a raíz de dos mitos ampliamente aceptados, profundamente arraigados y difíciles de derribar: uno que atribuye los orígenes del boxeo chino al monje indio Bodhidharma, quien, según la tradición, residió en el famoso Shaolin Monasterio alrededor del 525 D.C.; y el otro atribuye los orígenes del taijiquan, o boxeo de sombra chino, como a veces se le llama en Occidente, al mítico ermitaño taoísta Zhang Sanfeng, cuyas fechas nunca han sido confirmadas, pero de quien se dice que vivió durante las dinastías Song, Yuan, o Ming, en algún momento entre los siglos X y XIV D.C.

Great Buddha Monastery Grounds. Beijing. From Dianshizhai Huabao [Dianshizhai Illustrated News]. 1884.
Partidos anuales de lucha de verano entre las tropas de la guarnición que se celebran en los terrenos del Monasterio del Gran Buda. Beijing. De Dianshizhai Huabao [Noticias Ilustradas de Dianshizhai]. 1884.

La naturaleza infundada de estos mitos fue expuesta ya en la década de 1930 por el historiador pionero de las artes marciales, Tang Hao (1897-1959), y su contemporáneo, Xu Jedong; sin embargo, su persistencia hasta el presente continúa revelándose en numerosos libros publicados sobre el tema en chino y otros idiomas. Por lo tanto, este artículo intentará pintar un cuadro de las artes marciales chinas en la perspectiva adecuada, basado en la evidencia histórica disponible y, en el proceso, se espera extraerlas del reino del mito y allanar el camino para colocarlas en el reino de la investigación histórica acreditada.

Siglos antes de la era cristiana, se hicieron referencias dispersas a diversas formas de artes marciales chinas, que incluían tiro con arco, lucha libre, técnicas con armas y probablemente boxeo; sin embargo, la terminología utilizada en muchas de estas primeras referencias no distingue claramente entre técnicas de boxeo y armas, posiblemente debido a su relación inseparable, la primera siendo la base de la segunda. Para obtener una mejor apreciación de la composición de las primeras artes marciales, se puede consultar el registro arqueológico, que incluye una variedad de espadas, cuchillos, lanzas, hachas y alabardas. A lo largo de los siglos, los tipos de armas proliferaron, pero con el tiempo unas 18 básicas se convirtieron en el estándar. Actualmente, sólo cuatro se destacan en la competición nacional china de wushu: espada recta de doble filo, cuchillo ancho de un solo filo, bastón y lanza.1

Entre las primeras obras asociadas con la tradición confuciana, los Ritos de Zhou (¿siglo II A.C.?) enumeran seis artes que debe dominar el hombre educado o moralmente superior (junzi): ritos, tiro con arco, manejo de carro de combate, música, caligrafía y matemáticas. El tiro con arco y el manejo de carro de combate eran habilidades claramente relacionadas con el ejército, e incluso la música contenía un elemento de habilidad marcial en forma de danzas rituales «civiles» y «militares», estas últimas incorporando técnicas con armas. Sin embargo, estas danzas contenían un aspecto práctico y ritual: el de un mecanismo de entrenamiento que unía varias técnicas o formas de lucha en conjuntos que proporcionaban al «bailarín» un método seguro y conveniente para perfeccionarlas. Los primeros escritos, incluido el famoso Shiji (Registros Históricos, 91 A.C.), muestran que estas danzas se realizaban con espada, cuchillo ancho y alabarda.2 La danza con espada prevaleció especialmente durante la dinastía Tang (618-906 D.C.). El famoso poeta Tang, Li Bo, era un consumado espadachín, y su amigo, el poeta Du Fu, dedicó un poema a la danza de espadas hábilmente interpretada por Madame Gongsun. Esta perfección de la forma en maniobras similares a las de la danza ha sido una característica sobresaliente de las artes marciales chinas a través de los tiempos, y es la esencia del wushu tal como se practica hoy en China.3 Al parecer, también ha llevado a malentendidos por parte de algunos estudiosos occidentales en sus intentos de para rastrear los orígenes de las artes marciales. Por ejemplo, creo que incluso la monumental obra de Joseph Needham, Ciencia y Civilización en China, ha asociado erróneamente los orígenes del boxeo chino con el taoísmo basándose en la observación de este fenómeno parecido a la danza. Según Needham, «el boxeo chino (Chuan po), un arte con reglas diferentes a las del Occidente, y que encarna cierto elemento de danza ritual,… probablemente se originó como una rama de ejercicios físicos taoístas».4 En primer lugar, el boxeo chino era originalmente una habilidad de combate, no un deporte como el boxeo occidental. El aspecto ritual acaba de explicarse anteriormente. Finalmente, aunque el boxeo chino se ha asociado con prácticas taoístas, una teoría más probable es que estas prácticas se aplicaron a estilos de boxeo ya existentes, siendo el taijiquan un ejemplo destacado.

Xu Ning teaching the use of the hooked spear. Illustration from Shuihuzhuantu [Water Margin Illustrations]. engraved by Rongyutang, Ming Dynasty (rpt. Shanghai: Zhonghua, 1965).
Xu Ning enseña el uso de la lanza con gancho. Ilustración de Shuihuzhuantu [Ilustraciones de El Márgen de Las Aguas], grabado por Rongyutang, dinastía Ming (rpt. Shanghai: Zhonghua, 1965).

Las Bibliografías de Historia Han (Honshu Yiwenzhi se completó alrededor del año 90 D.C.) proporcionan la primera definición amplia de las artes marciales, que constituía una de las cuatro categorías bajo el título principal, «Escritos militares». Se definen simplemente como «habilidades» o «técnicas» para practicar el uso de las manos y los pies y para facilitar el uso de armas para obtener la victoria mediante el ataque o la defensa. Según la lista bibliográfica, estas habilidades incluían tiro con arco, esgrima, boxeo e incluso un antiguo juego de fútbol (cuju) para la agilidad y manioba en el campo de batalla. El capítulo sobre el boxeo, o shoubo como se le llamaba, parece ser la primera referencia claramente identificable al boxeo chino. Los comentarios sobre la entrada diferencian el shoubo de la lucha libre, que se categorizó como un deporte militar en lugar de una habilidad de combate.5
La dinastía Han (206 A.C.-220 D.C.) fue un período durante el cual ejércitos de reclutas, entrenados en artes marciales, expandieron el imperio chino hasta el Turquestán en el oeste y Corea en el noreste, donde se establecieron comandancias.

Es posible que el shoubo chino se transmitiera a Corea en esta época y que fuera el antecedente del Taekwondo coreano. Según una fuente coreana reciente, «Se sabe que el Taekwondo tuvo sus inicios en el período 209-427 D.C….»6 Las comandancias chinas continuaron existiendo en Corea durante gran parte de este período. La dinastía Tang (618-906 D.C.) vio el comienzo de un sistema de exámenes oficiales para reclutar y promover a la burocracia militar, similar al ya establecido para la burocracia civil. La habilidad en tiro con arco, utilizando el arco corto compuesto a caballo y a pie, siguió siendo un requisito importante evaluado durante los períodos en que los exámenes estuvieron en vigor, hasta su finalización en 1902. Los requisitos adicionales incluyeron pruebas de fuerza, habilidad en artes marciales y pruebas escritas que involucraban pasajes de los clásicos militares. El único cambio sustancial en estos exámenes se produjo durante el Movimiento de Reforma de 1898, cuando la puntería con rifle comenzó a probarse junto con el tiro con arco.7

Llegó la época de la dinastía Song (980-1279 D.C.) y el sistema militar había evolucionado hasta convertirse en uno que consistía en diversos grados, durante diferentes períodos, en un ejército permanente profesional dirigido por la burocracia militar y complementado por una milicia campesina y reclutamiento adicional según fuera necesario.8 Como resultado, las artes marciales se difundieron entre un segmento cada vez más amplio de la población. Bajo este sistema, se encontraban personas versadas en las artes marciales en toda la población. Muchos de ellos eran, o habían sido, instructores militares, como algunos de los personajes retratados en la popular novela del siglo XIV Shuihuzhuan (El Margen de Las Aguas). Una muestra de chinos famosos que recibieron instrucción de tales individuos incluye al patriota de la dinastía Song, Yue Fei (1103-1141 D.C.); generales de la dinastía Ming, Qi Jiguang (1528-1587 D.C.) y Yu Dayou (1503-1580 D.C.); y los eruditos de la dinastía Qing, Gu Yanwu (1813-1882 D.C.) y Yan Yuan (1835-1704 D.C.), por nombrar sólo algunos.9

El general de la dinastía Ming, Qi Jiguang, nos proporciona el mejor ejemplo de un programa de entrenamiento en las artes marciales para una fuerza reclutada entre el campesinado. En 1558, Qi reclutó a unos 3.000 hombres en Yiwu, provincia de Jejiang y, mediante un estricto régimen de entrenamiento, los fusionó en una fuerza de combate muy eficaz para sus campañas contra los piratas japoneses e indígenas en las provincias costeras de China. Hizo hincapié en el entrenamiento en técnicas prácticas con armas y denunció lo que denominó las técnicas «floridas» que prevalecían entonces (probablemente en referencia al énfasis puesto en la apariencia exterior superficial en los formas de práctica en contraposición al aspecto práctico). Programó pruebas de competencia en las artes marciales cuatro veces al año, y aquellos que lo hicieron bien fueron ascendidos y recompensados, mientras que aquellos cuya técnica no cumplió con los estándares prescritos fueron disciplinados.10

Qi enfatizó además el apropiado emparejamiento de hombres y armas en el entrenamiento con armas. Los jóvenes y ágiles recibieron escudos de mimbre, cuchillos anchos y jabalinas. A los adultos maduros y robustos se les entregaron armas llamadas langzian (estas eran armas defensivas especiales, posiblemente diseñadas por el propio Qi, hechas de trozos de bambú grueso con de 9 a 11 uniones de ramas afiladas y sobresalientes para evitar que el enemigo atravesara una formación. Algunos tenían forma de bambú pero estaban hechos de hierro). A los hombres atrevidos y enérgicos de treinta y pocos años se les entregaron lanzas largas, y a aquellos con calificaciones ligeramente menores se les entregaron armas de astas más cortas, como tridentes, alabardas y bastones. Estas armas se complementaban entre sí en una formación básica de 12 hombres llamada formación yuanyang o Pato Mandarín (siempre se muestra en pares), llamada así porque podía dividirse en dos equipos de seis según las circunstancias del enemigo y el terreno. El apoyo de fuego directo estuvo a cargo de arqueros, mosqueteros y tropas con cohetes.

Qi registró las técnicas y estándares básicos de las armas en su Nuevo Libro de Disciplina Efectiva (1561). Reservó el último capítulo para el boxeo, señalando que, aunque no parecía útil en la preparación para combates a gran escala, servía como base para todas las técnicas de armas. Basándose en su investigación de unos 16 estilos conocidos de boxeo, Qi desarrolló un práctico conjunto de 32 formas para entrenar a sus voluntarios. Curiosamente, aproximadamente la mitad de las 32 formas ilustradas en su manual tienen nombres iguales o similares a las formas que se encuentran en el taijiquan actual, y prácticamente todas las formas mostradas se pueden encontrar en el antiguo estilo Chen o en el más popular taijiquan de estilo Yang, ambos de que se practican hoy en China.11

Al compilar su manual de artes marciales, Qi enumeró los estilos de boxeo y técnicas de armas más conocidos de su época, incluido una forma de combate con baston que lleva el nombre del Monasterio Shaolin ubicado en el Monte Song en la provincia de Henan. Su omisión de cualquier referencia a ningún estilo de boxeo que lleva el nombre del monasterio es significativa y es coherente con otras obras del período Ming sobre el tema. Por ejemplo, Cheng Zhongdou (1522-1587 D.C.), en su Explicación de la Técnica del Bastón de la Escuela de Shaolin, señala que los monjes estaban trabajando para mejorar su técnica de boxeo, que no había ganado reputación a nivel nacional, con la esperanza de elevarla al nivel altamente desarollado de su técnica del bastón. Por lo tanto, el boxeo practicado en el monasterio aparentemente no se consideraba lo suficientemente notable como para justificar el nombre del monasterio y su inclusión entre los estilos más conocidos.12 El compañero de armas de Qi Jiguang, Yu Dayou, escribió que se decía que los monjes Shaolin habían practicado esgrima en el pasado, pero habían perdido su habilidad. Yu enseñó su técnica con la espada a un joven monje Shaolin llamado Zongji, quien fue un seguidor del campamento durante un tiempo durante las campañas antipiratas de Yu.13

Históricamente, la fama en combate del Monasterio Shaolin se remonta a varios incidentes registrados durante su larga historia (construido por primera vez alrededor del 496 D.C.), que le valieron a sus residentes el apelativo de «Monjes-Soldados Shaolin». Dos de estos incidentes son particularmente dignos de mención aquí. Primero, en 621 D.C., se dice que los monjes ayudaron al emperador Tang Taizong a sofocar una rebelión de Wang Shichong, por lo que el monasterio fue recompensado. No se registra qué técnicas de combate usaron, pero es seguro decir que probablemente usaron una variedad de armas en lugar del boxeo. En el otro incidente, durante el período Ming Jiaqing (1522-1566 d.C.), los monjes fueron convocados por el gobernador militar provincial para ayudar en la defensa contra los piratas en el área de Songjiang, cerca de Shanghai. Según se informa, un monje llamado Yue Kong respondió al llamado y condujo a unos 30 de sus seguidores a la batalla armados con palos de hierro. Después de, según se informa, despachar a un gran número de enemigos, ellos mismos murieron en el campo de batalla. La literatura del período Ming contiene otras referencias dispersas a la práctica de artes marciales de algunos de los monjes Shaolin, que incluían bastón, espada, látigo, alabarda y boxeo. Una texto incluso describe a un monje demostrando una técnica de lucha al estilo de los monos (el boxeo con monos fue uno de los estilos conocidos registrados por Qi Jiguang). Entonces, aunque algunos de los monjes aparentemente practicaban boxeo, parecen haber practicado los estilos conocidos de la época. En cualquier caso, hasta el final del período Ming no hay registro de un estilo de boxeo Shaolin único. No fue hasta después del establecimiento de la dinastía Qing extranjera (1644-1911 D.C.) que comenzaron a aparecer historias que asociaban el Monasterio Shaolin con un estilo de boxeo.14

El resentimiento chino hacia el gobierno manchú (Qing) proporcionó un terreno fértil para el crecimiento de sociedades secretas y una proliferación de estilos de artes marciales y mitos en torno a sus orígenes. Muchos eruditos confucianos se negaron a servir al nuevo régimen manchú y, en 1727, 83 años después del establecimiento de la dinastía, los leales a Ming todavía estaban planeando activamente el derrocamiento del gobierno. Entre los eruditos intransigentes se encontraban Huang Zongxi (1610-1695 D.C.), Gu Yanwu y Yan Yuan, quienes, hasta cierto punto, alentaron el entrenamiento en artes marciales como una forma de resistencia patriótica al dominio extranjero.

A. Langzian B. Broad knife and cane shield. C. Staff fighting technique. D. Long spear. From 01 Jiguang's New Book of Effective Discipline (rpt. in Xuefinfaoyuan, vol. 95, early 20th century edition).
A. Langzian
B. Cuchillo ancho y escudo de caña
C. Técnica de lucha con bastón
D. Lanza larga
Del Nuevo Libro de Disciplina Efectiva de Qi Jiguang (rpt. en Xuefinfaoyuan, vol. 95, edición de principios del siglo XX).

Huang Zongxi, cuyo hijo Huang Baijia estudió boxeo con Wang Zhengnan (1617-1669 D.C.), aparentemente usó su Epitafio para Wang Zhengnan no sólo para elogiar a este último, sino también para expresar sus sentimientos antimanchúes a través del simbolismo. En el Epitafio, Huang se refiere al Monasterio Budista Shaolin como representante de lo que él llama la escuela «externa» de boxeo en contraste con la escuela «interna» de Wang, que supuestamente tiene sus orígenes en las montañas Wudang en la provincia de Hubei, y en el mítico ermitaño taoísta, Zhang Sanfeng. Huang infiere además la superioridad de la escuela «interna» que utiliza conceptos taoístas de concesión para derrotar a un oponente en contraposición a las técnicas agresivas de la escuela «externa».

El Epitafio de Huang es la primera referencia en la historia de las artes marciales chinas que alude a la supuesta fama del boxeo Shaolin y a las escuelas de boxeo «externas» e «internas»; sin embargo, su importancia en el momento en que fue escrito no radica en su referencia al boxeo, sino en su simbolismo subyacente. El monasterio de Shaolin y la escuela de boxeo «externa» representaban el budismo extranjero y simbolizaban a los gobernantes manchúes extranjeros. Las montañas Wudang y la escuela «interna» de boxeo representaban el taoísmo indígena y simbolizaban la resistencia china a los manchúes. El alcance del sentimiento antimanchú de Huang se explica aún más al final del Epitafio, donde se negó a registrar las fechas de nacimiento y muerte de Wang con las combinaciones de caracteres apropiadas del ciclo tradicional chino de 60 años.15

A pesar de la falta de historicidad en el simbolismo del Epitafio, Wang Zhengnan aparentemente era hábil en el boxeo, y es muy posible que haya incorporado conceptos taoístas en su técnica de boxeo. Huang Baijia recordó la terminología del estilo de boxeo «interno» de Wang, pero no la explicó y, como no se corresponde con la de ningún otro estilo conocido, ha sido imposible determinar su verdadero contenido. En cualquier caso, parece que Huang Zongxi, a través de su Epitafio, sin saberlo, proporcionó una fuente de la que más tarde recurrirían los autores menos inclinados intelectualmente de los mitos que rodean las artes marciales chinas: una contribución verdaderamente irónica de un hombre que era considerado un maestro historiador!16

A mediados del siglo XIX, el paisaje chino se había convertido en un panorama de conflicto, atormentado por incesantes luchas civiles, incursiones extranjeras y catástrofes naturales que resultaron en hambrunas y bandidaje generalizado, especialmente en las provincias del norte. Las milicias locales fueron formadas, entrenadas y disueltas según las exigencias del momento. Florecieron las agencias de protección privadas (biaoju). Dirigidos por artistas marciales profesionales, servían para escoltar mercancías transportadas y proteger los hogares de los ricos, bancos, casas de empeño y otras empresas comerciales.17 Sociedades secretas y sectas religiosas como La Sociedad Hungmen, Los Ocho Trigramas, Los Cuchillos Pequeños, Los Cuchillos Grandes, Las Lanzas Largas y Los Puños Justos y Armoniosos o Los Boxeadores florecieron entre el frustrado campesinado. Sus actividades incluían prácticas religiosas populares taoístas y budistas y entrenamiento en artes marciales, y representaban la forma en que el hombre común se unía contra la anarquía, los funcionarios gubernamentales opresivos y los extranjeros privilegiados entre ellos. En esta atmósfera caótica, los estilos de artes marciales se multiplicaron, especialmente los estilos de boxeo, muchos de los cuales afirmaban tener sus orígenes en el monasterio de Shaolin, el mítico taoísta Zhang San-feng o el patriota de la dinastía Song, Yue Fei.

Con el tiempo, posiblemente ya a mediados del período Qing, los manuales de boxeo comenzaron a referirse al Monasterio Shaolin como el lugar de origen del boxeo chino.18 Las historias variaban en la atmósfera de la sociedad secreta. Algunos grupos intentaron identificarse con el ejemplo patriótico de los soldados monjes Shaolin. Por ejemplo, los miembros de la Sociedad Hungmen llegaron incluso a componer una historia mítica que remontaba sus orígenes a un grupo de monjes antimanchúes, de quienes se decía que residían en un segundo monasterio Shaolin en Putian, provincia de Fujian.19 A finales del siglo XIX, estas historias se habían extendido hasta afirmar que el monje indio Bodhidharma había introducido el boxeo en el monasterio de Shaolin alrededor del año 525 D.C. Se dice tradicionalmente que Bodhidharma residió en el monasterio e introdujo el Zen (Chan), la escuela meditativa del budismo en China aunque, históricamente, se sabe que esta doctrina ya estaba bien establecida en esa época.20 También se dice tradicionalmente que introdujo el Clásico de los Cambios Musculares (Yijin Jing), el Clásico de Limpieza de la Médula (Xisui Jing ), y los Dieciocho Ejercicios de Lohan, este último supuestamente sentó las bases para el desarrollo del boxeo chino. Ninguna de estas supuestas contribuciones puede verificarse históricamente. Finalmente, en 1915, se publicó un libro de un autor desconocido titulado Los Secretos del Boxeo Shaolin, que entrelazaba todas estas historias infundadas. Tanto Tang Hao como Xu Jedong expusieron la falta de historicidad de este libro pero, desafortunadamente, llegó a ser aceptado popularmente como una fuente clave para los entusiastas de la historia de las artes marciales chinas, y su influencia perniciosa ha permeado la literatura sobre el tema hasta el día de hoy.21

El mito que rodea los orígenes del taijiquan parece no remontarse a principios de la década de 1870 y fue producto de los practicantes del estilo Yang de taijiquan, quienes aprovecharon la historia del Epitafio de Huang Zongxi para reclamar orígenes taoístas antiguos para su estilo de boxeo. En realidad, el estilo de boxeo chino que llegó a conocerse como taijiquan evolucionó a partir de una forma de boxeo practicado en la aldea de Chenjiagou, provincia de Henan, que Chen Changing (1771-1853) enseñó a Yang Luchan (1799-1872). El conjunto practicado por la familia Chen parece, a su vez, haber recibido una considerable inspiración de las 32 formas del general Ming, Qi Jiguang, y originalmente no se llamaba taijiquan. El nombre taijiquan parece haber sido adoptado alrededor de 1854 o después, después del descubrimiento de un antiguo tratado de boxeo que utilizaba el término taiji en la primera línea de una sección. También es posible que el énfasis de taijiquan en los conceptos taoístas, que ha resultado en su evolución hacia una forma de ejercicio terapéutico, data de este período.22

Las artes marciales chinas entraron en el siglo XX envueltas en su manto de mito. Después del derrocamiento del régimen manchú en 1911, el país continuó en un estado de confusión dominado por conflictos regionales entre jefes militares que duraron hasta 1928. Además de entrenar con armas más modernas, los jefes militares, como Xu Shuzheng de la Camarilla de Beiyang, contrataron instructores de artes marciales para entrenar a sus hombres. Feng Yuxiang (1882-1948) incluso organizó una Unidad del Cuchillo Grande de élite que finalmente entró en acción contra los japoneses. Durante este mismo período, la reacción del hombre común ante los ejércitos de los jefes militares y el bandidaje se podía ver en la Sociedad de la Lanza Roja (llamada así por las lanzas que llevaban con flecos de crin teñidos de rojo colocados justo debajo de las puntas de las lanzas), que estaba activo principalmente en el norte de China.23

Llegó 1928 y el nuevo gobierno nacionalista, todavía encadenado por «tratados desiguales» con las potencias occidentales y Japón, y por el apelativo de «hombre enfermo de Asia», trataba de aprovechar los aspectos nacionalistas de las artes marciales chinas en su beneficio. Como parte del esfuerzo por desarrollar un «espíritu marcial» en la gente, se estableció una Academia Central de Artes Marciales en Nanjing con sucursales en varios niveles en todo el país. Se intentó popularizar las artes marciales en los programas de educación física a nivel nacional y utilizarlas en el entrenamiento militar y policial. Un instructor asociado con la nueva academia, Huang Bonian, incluso publicó un manual de entrenamiento militar en boxeo, sable y bayoneta basado en las técnicas de un estilo tradicional de boxeo llamado xingyiquan.24

La década de 1930 fue testigo del inicio de una investigación académica seria en las artes marciales. Tang Hao, el líder indiscutible en el campo, afirmó que era necesario purgarlos y ponerlos en orden. Atacó sin piedad los mitos populares e incluso señaló con el dedo a conocidos artistas marciales contemporáneos por perpetuar dichos mitos. Xu Jedong fue otro que adoptó un enfoque más exigente al escribir sobre las artes marciales, pero, en términos generales, los esfuerzos de estos dos hombres representaron un grito en la oscuridad. Se lograron algunos avances en la organización de las artes marciales antes de la Guerra de Resistencia Antijaponesa (1937-1945), pero las tendencias divisivas ya prevalecían durante el período Qing como resultado de la mentalidad de sociedad secreta, trasladada al período nacionalista, y Todavía son evidentes hoy en las actividades de artes marciales en las comunidades chinas de ultramar. Quizás el punto culminante de las artes marciales chinas durante este período fue su actuación por parte de una grupo en la Undécima Olimpiada en Berlín en 1936.25

Con la fundación de la República Popular China en 1949, las artes marciales chinas, o wushu, quedaron bajo la dirección de la Comisión Popular de Cultura Física y Deportes. Los comunistas eran muy conscientes de la base popular de las artes marciales y reconocieron su valor como forma de ejercicio y disciplina de entrenamiento durante el período soviético de Jiangxi que se remonta a 1927. En 1953, se organizó un Comité de Investigación de la Cultura Física Tradicional para revisar los deportes tradicionales de los chinos Han y de las minorías nacionales. Entre 1953 y 1985, se desarrollaron formas estandarizadas de changquan (boxeo largo) y formas de armas, y se establecieron reglas estándar para la competencia a nivel nacional para changquan, nanquan (boxeo sureño), taijiquan y las cuatro armas básicas. También se desarrolló una serie simplificada de taijiquan para que sirviera como forma de ejercicio a nivel nacional para la gente. Durante este período, el historiador de las artes marciales, Tang Hao, continuó sus esfuerzos de investigación para la Comisión Popular de Cultura Física y Deportes hasta su muerte en 1959.26

En 1965, las artes marciales chinas entraron en el doloroso período de más de una década que llegó a conocerse como la Gran Revolución Cultural Proletaria. Durante este período, se criticaron los vestigios de las prácticas «feudales» asociadas con las artes marciales, pero las artes en sí continuaron practicándose como lo son hoy: como una forma exclusivamente china de ejercicio y deporte con orígenes que se remontan a través de una niebla mítica a la antigüedad. habilidades de combate militar.27

Como se puede ver en el relato anterior, las artes marciales chinas tienen sus orígenes en antiguas habilidades militares que incluían técnicas con armas y boxeo. Si se sitúan en la perspectiva histórica adecuada, estas artes se difundieron gradualmente entre la población y fueron practicadas por personas de todos los ámbitos de la vida, incluidos algunos que eligieron la vida monástica, siendo los monjes del monasterio de Shaolin los más notables. Sin embargo, en términos generales, China no fue testigo del fenómeno generalizado de sacerdotes guerreros y ejércitos mercenarios asociados con el budismo coreano y japonés.28 Algunos estilos de boxeo chino han enfatizado conceptos taoístas en su práctica. Estos estilos han llegado a denominarse estilos «internos» como resultado del Epitafio de Huang Zongxi, mientras que todos los demás han sido categorizados como Shaolin o estilos «externos». El Epitafio de Huang también sirvió como núcleo a partir del cual evolucionaron los mitos que rodeaban las artes marciales chinas en la atmósfera de sociedad secreta antimanchú de la dinastía Qing (1644-1911).

El teniente coronel Stanley E. Henning recibió su Licenciado en Historia del Instituto Militar de Virginia y un Masters con énfasis en el idioma chino y los estudios regionales a través de una beca del Centro Este-Oeste de la Universidad de Hawaii. Sus artículos publicados se han centrado en China. Actualmente está asignado al Comando de Fuerzas Combinadas de la República de Corea. Este artículo fue aceptado para publicación en septiembre de 1980.

REFERENCIAS

1. Zhou Wei, Zhongguo Bingqi Shigao [Historical Manuscripts on Chinese Weapons], (Beijing: Joint Publishing Company, 1957). Los listados de las 18 armas tradicionales varían. Para ver un listado en inglés, consulte J.H. Jackson, tr., Water Margin (Cambridge Mass.: C&T Co., 1976), 11-12. Para otros dos listados en chino, consulte Xu Jedong, Guoji Lunlue [Short Discourse on the Martial Arts], (Taibei: Zhonghua Wushu Chubanshe, 1970), 60.

2. Xin Lan, «Kongzi zai Tiyufangmian-de Shijian he Zhuzhang» [Confucius’ Practice and Adovcacy of Physical Culture], New Sports (Aug. 1962), 13-16; Zhang Wenguang y otros, Wushu Yundong Xiao Zhishi [A Little Knowledge About the Martial Arts Sport], (Renmin Tiyu Chubanshe, 1979), 3.

3. Shi Quanxuan, «Li Bo he Jian» (Li Bo and the Sword], New Sports (Apri11962), 21; Wang Tifu, «Du Fu yu ‘Jiannqi Xing»‘ [Du Fu and ‘On the Sword’], New Sports (Dec. 1962), 26; Bai Ye, «Wujian Suixiang» ‘Thoughts on a Sword Dance], New Sports (Aug. 1962), 12.

4. Joseph Needham, Science and Civilization in China, vol. 2 (Cambridge: Cambridge University Press, 1956), 145-146.

5. Wang Xiangqian, ed., Honshu Buzhu [Annotated Han History], (Changsha, 1901).

6. Korea: Past and Present (Seoul: Kwangmyong Publishing Company, 1972), 383.

7. Para obtener una descripción detallada del sistema de exámenes militares, consulte Etienne Zi, «Pratique des examens militaires en Chine,» Variétés Sinologiques (Shanghai), vol. 3, no. 9, Feb. 1895; Wu Wenzhong, Zhongguo Jinbainian Tiyushi [A History of Physical Education in China During the Last One Hundred Years] , (Taibei: Taiwan Commercial Press), 39.

8. Para obtener una descripción concisa de la milicia o sistema baojia iniciado durante la dinastía Song y vigente durante la dinastía Qing, consulte Dun J. Li, The Ageless Chinese: A History (New York: Charles Scribner’s Sons, 1971), 209-211.

9. Qian Ruwen, ed., Song Yue Ewang Nianpu [Chronological Biography of Song Dynasty Sir Yue of Hubei], (1924); Zhu Zhon-gyu, «Qi Jiguang Qiangshen Baoguo»[Qi Jiguang kept Physically Fit to Defend the Nation], New Sports (Jan. 1963), 36; Wang Kejun, «Yu Dayou Xiwu Weimin» [Yu Dayou Practiced the Martial Arts to Protect the People], New Sports (Sept. 1963), 19-20; Zhu Zhongyu, «Wenwu Bingzhong-de Gu Yanwu» [Cu Yanwu Placed Equal Emphasis on Civil and Military Affairs), New Sports (Dec. 1963), 19-20; Kuang Wendan, «Wenwu Quanneng-de Jiaoyujia – Yan Yuan» [Yan Yuan – an Educator Fully Versed in Civil and Military Affairs], New Sports (Feb. 1963), 15-16.

10. XieChengren y Ning Ke, Qi Jiguang (Shanghai: Renmin Chubanshe, 1961), 43-48, 84-89, 94-97.

11. Qi Jiguang, Jiziao Xinshu [New Book of Effective Discipline), (Taibei: Hualian Chubanshe, 1971). Esta es una copia de una edición de Ming Wanli (1573-1620), que está ampliamente disponible; sin embargo, se pueden encontrar dos páginas que contienen 8 de las 32 formas de Qi en Mao Yuanyi, Wubeizhi (Encyclopedia of Military Affairs), edición de 1621.

12. Cheng Zhongdou (Zongyou), Shaolin Gunfa Chanzong [Explanation of the School of Shaolin Staff Technique], edición de 1621. Este libro está más disponible en una versión reciente titulada Shaolin Gun Tujie [Illustrated Shaolin Staff], (Taibei: Hualian Chubanshe, 1975), 19.

13. Yu Dayou, «Shi Song Shaolin Siseng Zongji» [A Poem for Shaolin Monk Zongji], Zhenggitang Wenji [Literary Anthology from the Hall of Uprighteousness), (Boshanjingshe, 1934).

14. Gu Yanwu, «Shaolin Sengbing» [Shaolin Monk-Soldiers], Rizhilu Jishi [Record of Daily Knowledge: Collected Comments], chapter 29; Paul Demieville, «Le Bouddhisme et la Guerre, Mélanges Publiés por l’institute des Hautes Etudes Chinoises,» 11 (1957), 359-368; Arthur F. Wright y Denis Twitchett, eds., Perspectives on the rang (New Haven: Yale University Press, 1973), 244; Tang Hao, Shaolin Wudang Kao [Shaolin-Wudang In-vestigations], (Hong Kong: Unicorn Press, 1968), 43-45.

15. He llegado a la interpretación expresada en este párrafo basado en el material presentado en Tang Hao., Neijiaquan-de Yanjiu {A Study of the Internal School of Boxing], (Hong Kong: Unicorn Press, 1969).

16. Ibid.

17. Se puede encontrar una excelente descripción de estas agencias de protección en Zhou Jiannan, «Wogou Xiri-zhi Baobiao yu Huyuan» [Our Nation’s Bygone Era of Escort and Guard Agencies), Wutan [Martial Forum), Taibei, vol. I, no. 11 (April 1972), 19-21 (esta revista ya no se publica).

18. Uno de estos viejos manuales que aún se conserva es Zhang Kongzhao, Quanjing Quanfa Beiyao ‘Boxing Classic, Essentials of Boxing’ found in Miaoyuan Congshu, 1900. Este manual supuestamente fue copiado de uno fechado en 1785.

19. William T. deBary, Sources of Chinese Tradition (New York: Columbia University Press, 1963), 649-650.

20. Ibid., 388.

21. Zun Wozhai Churen, ed., Shaolin Quanshu Mijue [Secrets of Shaolin Boxing], (Taibei; Zhonghua Wushu Chubanshe, 1971). Esta edición contiene las críticas de Tang y Xu como apéndices. Para la persistencia de este mito, ver Jonathan Kolatch y Jonathan David., Sports, Politics and Ideology in China (New York: Middle Village, 1972), xvi.

22. Las conclusiones anteriores son mías, pero se basaron en mi estudio de los siguientes materiales: Tang Hao, Wang Zongyue Taijiquanjing Yanjiu [A study of Waang Zongyue’s Taijiquan Classic’, (Hong Kong: Unicorn Press, 1969); Tang Hao, Taijiquan Zongshi Wang Zongyue Kao [Investigation of Taijiquan’s Honored Master, Wang Zongyuej, (Hong Kong: Unicorn Press 1969); Xu Jedong, Taijiquan Kaoxinlu [Record of Investigation into the Facts on Taijiquan], (Taibei: Zhenshanmei Chubanshe, 1965); Xu Jedong, Taijiquanpu Lidong-Bianwei Hebian [Correct Approach Toward and Recognition of False Aspects of Taijiquan Manuals: Combined Edition), (Xu Jedong, Taibei: Zhenshanmei Chubanshe, 1965); Tang Hao and Gu Liuxin, Taijiquan Yanjiu [Taijiquan Research], (Hong Kong: Yixin Shudian, Publicado originalmente en la República Popular China en 1963, este libro fue criticado en 1965, al comienzo de la Revolución Cultural); y Thou Renfeng, ed., Taijiquan Changshi [Common Knowledge on Taijiquan], (Renmin Tiyu Chubanshe, 1978), 1-2.

23. Para obtener una excelente descripción del período de los señores de la guerra, consulte James E. Sheridan, Chinese Warlord: The Career of Feng Yu-hsiang (Stanford: Stanford University Press, 1966). Para referencias a Xu Shuzheng, consulte Sun Lutang, Xingyiquan Quanshu (Complete Book of Xingyiquan), vol. 2 (Hong Kong: Unicorn Press), apéndice de Lee Ying-Arng titulado, ‘Xingyiquan-zhi Fazhan» [Development of Xingyiquan), 7. Para obtener una descripción detallada de las actividades de la Sociedad de la Lanza Roja, consulte Dai Xuanzhi, Hongqianghui (The Red Spear Society), (Taibei: Shihuo Chubanshe, 1973).

24. Para conocer los desarrollos durante el período nacionalista en general y los antecedentes de la Academia Central de Artes Marciales en particular, consulte Wu Wenzhong, arriba. Para consultar el manual de entrenamiento de Huang, consulte Xiezhen Quanxie Jiaofan [Illustrated Boxing and Weapons Instructions), (Taibei: Hualian Press, 1971, orginally published about 1928).

25. Wu Wenzhong, 266.

26. Para una discusión general sobre el desarrollo temprano de los programas de artes marciales en la República Popular China, ver Cai Jing, ed., Minzu Tiyu-zhi Hua — Tantan Zhongguo Wushu Yundong [An example of People’s Physical Culture: A Discussion of the Martial Arts Sport), (Renmin Tiyu Chubanshe, 1959).

27. Los artículos de New Sports (Tiyu) que atacan aspectos de las artes marciales al comienzo de la Revolución Cultural incluyenJiao Lubin, «Buxu Jiajie Qigong Mingyi Sanbu Fengjian Mixin Dusu» [False Use of Qigong to Spread Poisonous Feudal Superstitions Must not be Allowed], (March 1965), 25-26; Gu Shanglin, «Zuihan-de Wushu Buke Yao» [‘Drunken’ Martial Arts are Impermissible], (March 1965), 26; Jing Bai, «Taijiquan Huodongzhong-de Caopo Bixu Qingchu» [The Chaf Must be Separated from the Taijiquan Movement], (April 1965), 2243; Xiang Ling, «Fandui Guanyu Taijiquan-de Shenmihua Guandian» [Oppose Superstitious Views About Taijiquan], (May 1965), 29-30; Zhao Renqing, «Yong Jieji Guandian Kaocha Taijiquan-de Lishi» [Take the Class View to Investigate Taijiquan’s History],(May 1965), 3041.

28. Para Corea, consulte Takashi Hatada, A History of Korea (Santa Barbara: American Bibliographical Center Clio Press, 1969), 18,44; y William E. Henthorn, A History of Korea (New York: The Free Press, 1971), 105. Para Japón, consulte George Sansom, A History of Japan to 1334 (Stanford: Stanford University Press, 1967), 222-223, 429.

Scroll al inicio